Auto Mercado

Carnes blancas

Carne de faisán: Debido a su contenido de grasa y proteínas, se asemeja al pavo. Es una carne de una digestión más fácil, al compararla con el pollo, pues tiene un menor contenido de colesterol.

Recomendada para personas con tratamientos por colesterol alto. Su contenido de hierro en comparación con otras carnes es bajo, sin embargo en lo referente a los minerales, es alto en magnesio, fósforo y potasio.

Temperatura interna mínima de cocción

· Entera, en pedazos y molida:  165°F (74°C)

Consejo:

A la hora de cocinar, se recomienda realizarlo con alguna salsa o en caldo, pues tiende a ser una carne un poco seca.

Carne de pavo: Contiene selenio: un mineral antioxidante trascendental en la prevención del cáncer, la función de la tiroides y el sistema inmunológico. Es buena fuente de vitaminas B3 y B6.

Temperatura interna mínima de cocción

· Entera, en pedazos y molida:  165°F (74°C)

Consejos:

· La mayor parte de la grasa se encuentra en la piel, por tanto, retírela al consumirla.

· Guíese por el color de la carne. Por lo general, cuanto más oscura, mayor aporte de grasa.

Carne de pollo: Recomendada para personas con riesgo cardiovascular, así como para quienes padecen de hipertensión, pues el pollo es alto en potasio.  Es alto en triptófano: un aminoácido que eleva los niveles de serotonina en el cerebro y hace que mejore el humor y disminuya el estrés.

Contiene cantidades importantes de vitamina B6, lo cual ayuda en las reacciones metabólicas y en el aumento de los niveles energéticos. Por tanto, es muy utilizado en dietas para disminuir de peso.

Temperatura interna mínima de cocción

· Entero, en pedazos y molido:  165°F (74°C)